COMO ELEGIR UNA BUENA RESIDENCIA

Consejos para elegir una buena residencia

¿Necesitas elegir una residencia para un familiar y no sabes como? ¿Sabes que requisitos debe cumplir una residencia para ser la elegida?, ¿No tienes claro como funcionan las residencias?

Cuando tenemos en la familia una persona dependiente, ya sea de la tercera edad o por algún otro motivo de enfermedad nos replanteamos su cuidado. Hay mucha gente que decide cuidar de su ser querido en casa, otros deciden contratar empresas que ponen a una persona interna para cuidar del paciente y otros simplemente deciden que la mejor opción es llevar a su familiar a una residencia. 

Ahora bien, siempre que se plantea esta opción surgen muchos miedos y dudas como es lógico ya que dejar a una persona al cuidado de alguien desconocido da un poco de vértigo y más cuando no sabes en que centro va a estar mejor cuidado. Pues bien, nosotros te vamos a dar unos pequeños consejos (tips) para que esas dudas se resuelvan, al menos un poco, y sepas que debe y que no debe tener el centro que visites. 

  1. El primer paso para la elección de una Residencia es la localización. Hay que tener en cuenta las opciones de transporte para visitas o cercanos a centros de Salud. Las residencias que se encuentran en la ciudad están muy bien para las personas que pueden hacer vida «normal» y no tienen ninguna demencia, es decir, que pueden salir a pasear, visitar lugares… pero si tenemos un paciente encamado que lo que necesita es más tranquilidad quizá la elección nos lleve a una residencia algo más alejada del ruido y bullicio de la ciudad, no queremos decir que esté ubicada a 30 minutos pero si en el extra-radio. 
  2. El entorno. Como ya mencionamos en el tip anterior es importante destacar si preferimos que no tenga amplios jardines o zonas de terraza pero si esté ubicada en plena ciudad para que los residentes puedan hacer una vida social activa, o si por el contrario nos alejamos un poco y valoramos la opción de la tranquilidad con amplios jardines para que los pacientes puedan estar en contacto con la naturaleza, respirar con menos contaminación y en cierta medida tener más tranquilidad. 
  3. Pasamos al una de las cosas que más dudas generan, el estado de la residencia y su tamaño. Por normal general siempre tendemos a mirar el estado de la residencia y nos gusta lo más nuevo, pero… no te paras a pensar que lo más antiguo quiere decir que es un negocio que funciona? No se cumple 100% de las veces pero hay que distinguir entre antiguo dejado y antiguo conservado. Una residencia puede ser antigua pero al entrar se ve que lo mantienen bien conservado, que la limpieza se siente y se ve y que el mantenimiento es diario y no hay sensación de dejadez. Otras muchas residencias son nuevas y también funcionan estupendamente pero hay que fijarse en la limpieza y conservación. De nada vale que todo sea nuevo si está sucio o quizá roto con poco tiempo de uso…. En cuanto al tamaño va para gustos, ya que depende de los familiares preferirán unas residencias más grandes o más pequeñas o quizá el tamaño no importe teniendo en cuenta otros factores. 
  4. Uno de los puntos más importantes a la hora de elegir el centro geriátrico es el trato. Una residencia que en la primera visita te trata de manera personal, con cercanía y amabilidad gana más puntos que una donde haya un clima de «empresa», es decir, que se note que tienen un trato familiar, con mimo, tanto de los responsables como de los trabajadores y muy importante que ese trato lo tengan con los residentes. Con las familias también pero si al entrar ves que hablan con los residentes en un tono agradable y los tratan con cariño, entonces estarás en el sitio indicado. 
  5. El precio. Un gran problema para muchos a la hora de elegir. No nos vamos a engañar, las residencias son «caras», pero piensa…. Son caras en comparación con tener alguien interno que necesita días de descanso (que tendrás que suplir tu) más gastos de comida y manutención…. Las residencias tiene un precio elevado pero esto girará entorno a la CC.AA, al tamaño y prestigio que le quieran dar o que realmente tenga el centro, y a las prestaciones que presente. 

Después de estos 5 consejos básicos ya podemos tener una lista de prioridades a la hora de elegir centro y sólo nos quedará hacer primeras visitar y valorar. 

Como último consejo, sabemos que hoy en día la parte económica es muy muy importante pero en el cuidado de nuestros mayores hay que valorar mucho más un trato saludable y unas condiciones de vida óptimas que el dinero ya que nuestros mayores son nuestro tesoro más preciado!

Esperamos haberos ayudado y os esperamos en siguiente post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.